19 de enero de 2008

CRÓNICAS GENOCÍDICAS DE GÉNERO


El golpeó su cuerpo con furia, reventando su cráneo contra el suelo.
Toda esperanza se fugó entre hilos de sangre calientes.
Cascadas de dolor desbordando perfumes de lágrimas.
Brutalidad mezclada con sentimientos contrariados.
Indiferencia susurrando culpabilidad a los oídos de la conciencia,
mientras se restriega con la satisfacción del sufrimiento.
Telefonos sonando que martillean la cabeza.
Vecinos gopeando las paredes.
Sirenas picoteando la razón, manteniendo los nervios alerta.
Dos horas después solo queda una escena cadavérica, informe.
A pesar de todo devoró su orgullo con frialdad,
se lavó las manos, cerró la puerta y se limitó a esperar
a que llegara la policía sentado en la acera.

2 comentarios:

elenilla dijo...

ups.cuánta sangre.

Rocío dijo...

eee dani!! aun no te habia escrito en tu blog! je aqui estoy jeje
esta ultima da un poco de miedooo..